Diego López de Cortegana

mercredi 3 septembre 2008, par Patricia Cañizares Ferriz

La traducción en el humanismo español.
Un primer ejemplo : Diego López de Cortegana
 Patricia Cañizares FerrizUniversidad Complutense de Madrid

De entre las figuras representativas del periodo que nos proponemos abordar en el volumen dedicado a la traducción en España entre 1472 y 1520, destaca sin lugar a dudas la de don Diego López de Cortegana. Su producción humanística, dedicada fundamentalmente a la traducción, lo convierte no sólo en uno de los primeros difusores del erasmismo en España, sino también en un claro ejemplo de la importancia que el humanismo vernáculo, impulsado en gran medida a través de las traducciones, tuvo en el periodo de eclosión y desarrollo de la imprenta en España.

Diego López de Cortegana nació en 1455, probablemente en la localidad de la actual provincia de Huelva cuyo nombre lleva como apellido. A comienzos de la década de los ochenta, es decir, cuando contaba alrededor de treinta años, debió instalarse en la capital hispalense. Allí, con el tiempo, llegó a desarrollar una brillante carrera eclesiástica : fue canónigo y arcediano de la catedral, fiscal y secretario de la Santa Inquisición, y además, capellán de la reina. Como inquisidor, sucedió en 1508 al famoso y terrible Lucero, cargo en el que tuvo que hacer frente a las tropelías de su predecesor y del que fue destituido tras querer revocar infructuosamente una de las sentencias de éste.

El rasgo más destacado de su perfil, sin embargo, es su faceta como humanista de filiación erasmiana, labor a la que se dedicó cuando contaba ya con una edad avanzada, después de abandonar su cargo como inquisidor. En las letras, destacó como traductor, aunque también nos legó la edición de una Crónica del rey Fernando el Santo, de 1516. Unos años más tarde es él quien supervisa, por orden del arzobispo Deza, la impresión del Misal de la diócesis, que imprime Jacobo Cromberger en 1520. Muere pocos años después, en 1524, a los sesenta y nueve años de edad. El clérigo Cristóbal de Arcos, probablemente protegido de Cortegana, le dedicó su traducción del Intinerario de L. Barthema (Sevilla, Jacobo Cromberger, 1520) donde se dirige a él llamándolo “el más docto y exercitado almirante que en estos tales piélagos suele nadar”.

Su trayectoria como traductor demuestra curiosidad e interés tanto por textos clásicos como por las obras de grandes humanistas, entre los que cabe citar a Eneas Silvio Piccolomini y al mencionado Erasmo ; del primero traduce el Tratado de la miseria de los cortesanos y el Sueño de fortuna ; y de Erasmo la Querella de la paz.

Sin embargo, antes de publicar estas versiones ya había traducido la obra con la que su nombre pasaría a la posteridad de las letras humanísticas castellanas : el Asno de oro de Apuleyo, texto que tradujo, en palabras de Marcel Bataillon, “como hombre que gozaba ingenuamente, sin ninguna gazmoñería, de la vieja fábula milesia”[1]. Por el año que figura al final del prohemio a la traducción, la concluyó en 1513. Además de su temprana fecha (que la convierte en la primera impresa en una lengua románica), esta versión tiene el mérito de ser la única íntegra de la obra de Apuleyo, ya que las otras versiones europeas contemporáneas (las de Boiardo, Firenzuola, Michel, etc.) fueron compuestas ad usum Delphini y, por tanto, recortadas[2].

Según la pormenorizada descripción realizada por Clive Griffin del único ejemplar conocido que se conserva de la editio princeps, el que custodia la Biblioteca de Santa Genoveva de París (signatura OE.XVe. 635 (II)), y que no presenta fecha ni pie de imprenta, el libro fue impreso entre 1513 y 1516 en los talleres de Jacobo Cromberger, aunque el estudioso británico admite la posibilidad de que lo imprimiese Juan Varela de Salamanca utilizando los materiales de Jacobo[3].

El éxito que cosechó la traducción de Cortegana queda demostrado en las sucesivas impresiones que siguieron a la princeps. También sevillanas son dos ediciones que hasta hace bien poco habían pasado desapercibidas.

Una es la de Juan Varela de Salamanca, sin fecha ni pie de imprenta, pero que Julián Martín Abad ha estudiado recientemente y ha datado entre 1520-1535, sobre el ejemplar mútilo de portada y de una hoja que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid (R/3393)[4]. Para la elaboración de nuestro catálogo he tenido ocasión de identificar otro ejemplar de esta edición sevillana mucho mejor conservado que el de la Nacional, es decir, con portada y foliación completa, que custodia la Biblioteca de la Real Academia de la Lengua (signatura RM 61) ; hasta ahora se pensaba que éste era un ejemplar de la editio princeps de Cromberger, probablemente por la anotación manuscrita moderna que aparece al final del volumen donde se da noticia de que es la primera edición de la obra ; sin embargo, se trata de un ejemplar similar al del la Biblioteca Nacional, es decir, de la edición sevillana de Juan Varela de Salamanca realizada entre 1520 y 1535.

La otra edición sevillana de la traducción ha sido localizada y descrita en 2003 por Francisco Escobar, quien actualmente está realizando la edición crítica del texto, y fue impresa en cuarto en los talleres de Doménico de Robertis en 1546[5].

Palau recoge dos ediciones realizadas en Zamora en 1536 y 1539, aunque de la primera no existe hasta la fecha justificación documental ni bibliográfica[6]. De la segunda edición zamorana, realizada en los talleres de Pedro Tovans, sí que contamos con un ejemplar en la Biblioteca Nacional de París (Rés. R. 310).

A partir de la siguiente edición conservada, la de Pedro de Castro, que ve la luz en 1543 en Medina del Campo, los ejemplares aumentan en relación con las sucesivas ediciones del texto. En la década siguiente a esta edición, la traducción se vuelve a imprimir en Amberes, en 1551, a manos de Juan Steelsio.

Según Francisco Escobar, la edición sevillana de Juan Varela de Salamanca depende textualmente de la princeps, mientras que la edición de Doménico de Robertis, de Zamora y de Medina del Campo forman otra familia de testimonios. Prueba de ello es, entre otras cosas, la misma división en capítulos, procedimiento pedagógico y de estrategia comercial que aparece por vez primera en la impresión de Zamora para facilitar al lector el seguimiento del texto.

La traducción de Cortegana, como sucedió con otros muchos textos contemporáneos suyos, no fue ajena a las manos de la censura. Fue incluida en el Índice Expurgatorio de 1559, y a partir de esta fecha se publicó en versión recortada. Tal como informa Pellicer, el inquisidor general Fernando de Valdés y Llano prohibió que se tradujera el texto de Apuleyo a cualquier lengua, pero “no permitiendo el Consejo Real de Castilla que el público se privase de un libro tan entretenido, le remitió a la censura de un erudito, cuyo nombre ignoramos, que le limpió de todas sus obscenidades, y según estas enmiendas se imprimió la quarta vez en Alcalá de Henares…”[7]. Así pues, a partir de la edición de Alcalá de 1584, impresa por Hernán Ramírez, se suprimen del texto los pasajes más atrevidos del relato y se recalca su propósito moralizante mediante la siguiente adición al título : “Es obra de mucho gusto y provecho, porque tiene cuentos poéticos muy graciosos, y varias historias compuestas para recrear el ánimo del hombre ; y debajo de cuentos donosos enseña a huir de los vicios, y seguir la virtud”.

De 1601 son otras dos ediciones, de Madrid y Valladolid, en las que por primera vez aparece de forma explícita el nombre del traductor, aunque como decimos presentan un texto expurgado y bastante recreado de la traducción de Cortegana.

Ya en el siglo XIX, en la edición de la colección “Biblioteca Clásica”, de 1890, los pasajes expurgados son restablecidos pero sólo se insertan en latín. La costumbre de dar en latín los pasajes obscenos de los clásicos era una norma habitual en las ediciones del XIX. La edición, además, ofrece un texto retocado y abreviado en ciertos lugares.

Finalmente, a comienzos del siglo pasado Menéndez Pelayo recuperó la versión íntegra en el tomo IV de sus Orígenes de la Novela (Madrid, 1915, pp. 1-103) ofreciendo una transcripción de la edición de Medina del Campo de 1543, que conoció a su vez una reedición años después. Hoy en día todavía nos podemos deleitar leyendo el texto de Cortegana en edición moderna, gracias a la colección Biblioteca Clásica de Alianza Editorial y a la labor de su introductor, Carlos García Gual, que la rescató en 1988[8].

Así las cosas, la traducción de Cortegana constituye un raro ejemplo de supervivencia editorial, ya que se ha publicado prácticamente de forma ininterrumpida hasta nuestros días.

 

Para llevar a cabo su traducción, el arcediano de Sevilla trabajó con la edición comentada delAsinus aureus (posiblemente la prínceps de Bolonia, 1499 ó 1500) de Felipe Beroaldo (1453-1505) y además hizo uso, traduciéndolos, de algunos de los paratextos del boloñés[9].

Cortegana coloca al frente de la traducción varias piezas : un Prohemium escrito en latín y trasladado al castellano, donde explica el motivo de su traducción sirviéndose de las autoridades de San Jerónimo, San Agustín, Lactancio Firmiano y Fulgencio ; a continuación, una comparación de la obra de Apuleyo con un texto griego atribuido erróneamente por la tradición a Luciano de Samósata, en la que defiende la supremacía literaria del texto del africano ; y por último, una vida de Apuleyo, donde realiza un recorrido por la vida y obra del escritor, proponiendo al final una lectura alegórica del Asinus en torno al tema del vicio y la virtud. Estas dos últimas piezas las toma y traduce de la edición comentada de Beroaldo.

Los preliminares se cierran, después del argumento del libro primero, con un tetrástico y dos dísticos latinos del orador y poeta sevillano Juan de Tovar, que ensalzan la traducción de Cortegana, subrayando la importancia que ésta tiene para el conocimiento de una obra desconocida pero esperada por el lector en castellano del siglo XVI.

La dependencia de la edición de Beroaldo es, como decimos, evidente en estas piezas. Ya Menéndez Pelayo señaló la conexión de algunas con la edición del boloñés, aunque más recientemente se ha comprobado que la deuda del arcediano es aún mayor. No sólo traduce las piezas mencionadas, además de los argumentos de los libros, sino también la interpretación alegórica que da Beroaldo en su edición (Scriptoris intentio atque consilium), que Cortegana inserta a continuación de La vida de Lucio Apuleyo, así como parte del colofón de Beroaldo.

En estas tres piezas preliminares, Cortegana sienta las líneas de su valoración de la obra de Apuleyo y pone de manifiesto la influencia que sobre él han ejercido el alegorismo de Fulgencio, el sentido moral de los Padres de la Iglesia y, por supuesto, la mediación de Beroaldo.

Tras el argumento del libro XI Cortegana inserta un tetrástico latino dirigido al lector en el que hace referencia, antes de abordar la tarea de traducir el último libro, al esfuerzo del traductor para llevar a cabo su tarea.

Por último, como piezas posliminares a la traducción leemos un tetrástico, un hexástico y un dístico latinos obra del propio traductor, en los que subraya la dificultad de la tarea, la altura de la ficción de Apuleyo, a la vez que declara su dignidad eclesiástica, su nombre propio y, en un acróstico, su apellido. De hecho, ésta será la única mención al autor de la traducción hasta las ediciones de 1601, donde ya aparece su nombre explícitamente.

La difusión en vernáculo del texto de Apuleyo a comienzos del siglo XVI trajo consigo, sin lugar a dudas, una ampliación del horizonte literario castellano, en especial de la literatura novelesca. Sería difícil hablar de la influencia que el texto de Apuleyo ejerció en las letras españolas, en especial en la literatura picaresca, sin mencionar la mediación del arcediano de Sevilla[10].

 

No menos significativa, sobre todo por lo que concierne a sus afinidades intelectuales, es su faceta como traductor de textos humanísticos. Como he señalado al comienzo, en 1520 publicó en los talleres de Jacobo Cromberger, en un solo volumen, la traducción castellana de tres textos : elDe curialium miseris y el Somnium de Fortuna del papa Pío II, Eneas Silvio Piccolomini ; y la versión de un tratado de Erasmo, la Querela pacis. El volumen, impreso en folio, salió a la luz el 27 de abril de 1520, apenas un mes después de haberlo concluido, según se desprende de la fecha de composición del prólogo, 1 de abril de ese mismo año. En esta breve pieza Cortegana dedica sus traducciones a Rodrigo Ponce de León (1488-1530), I Duque de Arcos, y en ella aprovecha para confesar su inclinación hacia Erasmo, a quien llama “varon doctissimo mas que ninguno a mi juyzio de /nuestros tiempos”. La traducción del tratado de Erasmo pasó, como era de esperar, también por manos de la censura, ya que fue incluida en el Índice Expurgatorio de Valdés en 1559[11].

Este volumen tiene el valor de ser uno de los primeros textos de Erasmo que llegó al gran público español[12]. Como apunta Marcel Bataillon, Diego de Cortegana se sintió seducido no tanto por el significado puntual del texto de Erasmo, que en el marco político peninsular de esos años encajaba bien poco, como por su valor humano, por su ideal cristiano de paz[13]. A pesar de su importancia, sin embargo, la obra no cosechó el éxito fulminante que conocería la traducción del Enchiridion de 1527. La publicación de esta versión realizada por Alonso Fernández de Madrid favoreció la ebullición de los textos de Erasmo y la reimpresión de la olvidada traducción de Cortegana, que se publicó de nuevo en 1529 en Alcalá, en los talleres de Miguel de Eguia, “como si hubiera tenido que aguardar la primera esperanza de una paz duradera con Francia para volver a salir a la luz”, como perspicazmente apunta Bataillon[14]. No obstante, éste último estudioso piensa que su relativa falta de éxito se debe “no menos que al disfavor de las coyunturas, a la orientación general de los espíritus”[15].

Las afinidades intelectuales de don Diego López de Cortegana y su innovadora manera de leer y traducir los textos clásicos lo convierten en una de las figuras más relevantes de esa selecta minoría eclesiástica de Sevilla de espíritu europeizante, pionera en el desarrollo del humanismo cristiano.

 

 

[1] M. Bataillon, Erasmo y España. Estudios sobre la historia espiritual del siglo XVI, Madrid, 1998 (= 1950), p. 86.

[2] Sobre los datos biográficos de López de Cortegana : J. Hazañas, Maese Rodrigo (1444-1509), Sevilla 1909, pp. 272 ss. ; M. Menéndez Pelayo, Biblioteca de Traductores Españoles, Madrid 1952, I, pp. 359-361 ; M. Bataillon, op. cit., pp. 85 ss. ; J. Gil, “Apuleyo en la Sevilla renacentista”, Habis 23 (1992), pp. 297-306, 297-304 (con nuevos documentos sobre la vida del humanista) ; y F. Pejenaute, “La traducción española del Asinus aureus de Apuleyo hecha por Diego López de Cortegana”, Livius 4 (1993), pp. 157-168, 163-164.

[3] Clive Griffin, The Crombergers of Seville : the History of a printing and Merchant dynasty, Nueva York, 1988, nº 97 (pp. *136-*139).

[4] Julián Martín Abad, “Una edición sevillana del siglo XVI de hecho ignota”, en De libros y bibliotecas. Homenaje a Rocío Caracuel, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1994, pp. 211-217.

[5] F. Escobar Borrego, “Una Edición del Siglo XVI de Hecho Desconocida : la traducción del Asinus Aureus por Diego López de Cortegana (Sevilla, Doménico de Robertis, 1546)”, Il Confronto Letterario 39 (2003), pp. 7-14.

[6] A. Palau y Dulcet, Manual del librero hispano-americano : bibliografía general española e hispanoamericana desde la invención de la imprenta hasta nuestros tiempos, Barcelona 1948-772, t. I, p. 403.

[7] J. A. Pellicer y Safornada, Ensayo de una bibliotheca de traductores españoles, Madrid 1778, p. 49.

[8] De 2007 es la cuarta reimpresión de esta edición.

[9] Cf. F. J. Escobar Borrego, “Textos preliminares y posliminares de las traslación del Asinus aureus por Diego López de Cortegana : sobre el planteamiento de la traducción”, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos21 (2001), pp. 151-175.

[10] Cf. A. Vilanova, “L’Âne d’Or d’Apulée, source et modèle du Lazarillo de Tormes”, en A. Redondo (ed.),L’Humanisme dans les Lettres Espagnoles, París, 1979 ; A. Vilanova, “Un episodio del Lazarillo y El Asno de Oro de Apuleyo”, en 1616, Madrid, 1978, 1, pp. 189-197 ; A. Vilanova, “El tema del hambre en el Lazarillo y el falso convite de Apuleyo”, en Homenaje a J. M. Blecua, Patio de Letras, 3, Barcelona, pp. 5-27 ; G. Hernández-Stevens,Lazarillo de Tormes and Apuleius “Metamorphoses”. A comparative Inquiry, Tesis doctoral U. California-Berkeley, 1985 ; J. V. Ricapito, “The Golden Ass of Apuleius and the Spanish Picaresque Novel”, Revista Hispánica ModernaXL, 3-4 (1978-9), pp. 77-85.

[11] De hecho, algunos de los ejemplares conservados de esta edición no contienen la traducción del tratado de Erasmo : es el caso del ejemplar de la biblioteca de la Universidad de Cambridge, del de la British Library de Londres, y del de la Real Academia de la Historia de Madrid.

[12] El primero sería la edición sevillana de 1516 del Sermón del niño Jesús traducido por Diego de Alcocer, traductor que quizá perteneció al mismo ambiente intelectual sevillano que Cortegana.

[13] M. Bataillon, Erasmo y España. Estudios sobre la historia espiritual del siglo XVI, Madrid, 1998 (= 1950), p. 91.

[14] M. Bataillon, op. cit., p. 91.

[15] M. Bataillon, op. cit., p. 91.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.